¿Sabes qué es la filofobia?

¿Sabes qué es la filofobia?

Hay un sentimiento general de euforia cuando una persona reconoce que está enamorada, lo cual es aún más maravilloso cuando el otro siente lo mismo. Esta situación se complica cuando una de esas personas tiene miedo en el amor. Esto puede convertir ese maravilloso momento en un temor llamado filofobia.

Puede sonar extraño que alguien tenga miedo a enamorarse o incluso sentir que se pueda enamorar, pero esta es una enfermedad que se da con relativa frecuencia.

De acuerdo con la psicóloga Alejandra López Jauffred, de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM), este miedo al amor, también conocido como filofobia, tiene su origen en las bases familiares, donde lo primordial es lo afectivo; básicamente, esto se traduce en el miedo a sufrir y a ser abandonada.

Para la psicóloga chilena Ana Garrido, también tiene mucho que ver con “el estilo de vida individualista que llevamos, no sé si somos más egoístas, pero estamos insertos en un medio social donde se nos enseña que tenemos que cuidarnos en extremo”.

El amor, un sentimiento ligado a la propia existencia

A juicio de las expertas, es probable que una de las causas del miedo a enamorarse sea que hayamos idealizado anteriormente la relación y pensamos que todo tiene que ocurrir tal y como hemos imaginado. De esta manera no nos sentiremos a gusto si cambia nuestra expectativa en cuanto a nuestra relación de pareja.

Por otro lado, quizás aparezca ese miedo al compromiso, a estar dedicada a una persona especialmente cuando antes no se ha tenido una relación estable. Sin embargo, dedicar la atención a una persona cuando se está acostumbrada a estar soltera puede ser un gran paso en un primer momento.

Hay personas que prefieren no llevar la relación hasta tal punto, para no agobiarse a dar el paso hacia el futuro de una relación. Así evitarían ese miedo a enamorarse demasiado para finalmente pasar a llevar una relación seria. Superar el miedo a enamorarse

Lo principal es aprender a reconocer que se tiene miedo a enamorarse. Con la aceptación del propio miedo resulta más fácil superarlo. Una vez que se reconoce esta situación, lo mejor, aclaran las especialistas, es tener claros los sentimientos. Puede que nos quede una franja de incertidumbre en cuanto a la seguridad de seguir adelante, pero en estos casos, como dice el refrán, “quien no arriesga no gana”. El que nunca se arriesga a dar el paso, nunca se sabrá con total certeza si realmente es amor. En todo caso, afirma Ana Garrido, “amar no es mirarse uno al otro, sino mirar los dos en la misma dirección”.

Fuente: Informe21

Temas mencionados en este artículo
Siguiente artículo